Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

La escucha activa en la entrevista de selección

A la hora de realizar un proceso de selección, las entrevistas pueden estar orientadas de muchas maneras. Bien pueden estar buscando ciertos aspectos motivacionales, realizar una entrevista por competencias o viendo hasta que punto la persona se ajusta al un perfil. Sin embargo, en todas ellas, el entrevistador debe tener una gran habilidad para escuchar y permitir que el entrevistado de la información que busque.

En una entrevista se busca obtener información. Cuanto más ajustada y de mayor calidad sea ésta para nuestros objetivos, mejor. Desde mi punto de vista, esto lo podemos hacer si construimos un clima de confianza y seguridad en la entrevista y le damos espacio a la persona entrevistada para que hable, se sienta cómoda y sea ella misma. Sólo así la persona se abrirá y colaborará con nosotros.

Una herramienta que se emplea en los procesos terapéuticos es la escucha activa. La escucha activa se basa en escuchar lo que dice la otra persona, pero desde su punto de vista, de manera empática. De esta manera, podemos entender otras cosas que no transmite directamente y también establecer el clima que deseamos para recoger la información que necesitamos

Las ventajas, entre otras, de escuchar activamente, es que establecemos un clima de confianza, reducimos la tensión y aumentamos la cooperación de la persona entrevistada. Esto se traduce en más y mejor información, espacio para realizar nuestras preguntas calmadamente y una mejor toma de decisiones. También ganamos en atención al cliente y cercanía, ya que estaremos se sentirá más a gusto, seguro y aceptado en la entrevista.

Así pues, ¿cómo realizamos la escucha activa? Podemos seguir estos pasos y actitudes:

1) No adoptaremos una actitud hostil ni emocional ante el candidato. Ello podría hacerle sentir incómodo.

2) Intentaremos mostrarnos empáticos y nos pondremos en la posición del entrevistado.

3) Dedicaremos nuestra completa atención a la persona entrevistada.

4) No interrumpiremos.

5) No emitiremos juicios de valor durante la entrevista.

6) No contra argumentaremos.

7) Mostrar empatía “entiendo cómo te sentiste entonces…”

8) Parafrasear-Reformular. Decir con las propias palabras lo que el entrevistado acaba de decir.

9) Resumir aquello que la persona entrevistada te ha dicho.

10) Hacer de eco de la persona. Repetir lo que ha dicho la otra persona para profundizar en ello.

11) Reforzaremos al candidato. “Eso que acabas de decir es muy interesante…”

12) En aquellos puntos donde queramos obtener más información, invitaremos a que la entrevistada nos dé más información. “¿podrías explicarme un poco más de ésto?”

Gracias por haberme leído y hasta la próxima:

Jaime Armada

Anuncios

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: