Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

Bueno, bonito y barato: Con “B” de Becario.

Una buena parte de mi experiencia ha sido en convenios de colaboración educativa (CCE), becas y prácticas. Son términos diferentes pero aproximados. Y, para muchos empleadores, siendo francos, tanto les da cómo se llamen, mientras no tengan que pagar mucho o nada en absoluto. El tema de las remuneraciones no lo tocaré a fondo en esta entrada, ya que no es el fin de la misma, pero lo que sí que trataré, es sobre el desarrollo del becario.

Antes que nada, aquí dejaré de lado temas cómo voluntariados, proyectos o colaboraciones. Creo que tienen otras finalidades (sociales, por ejemplo). Me centraré en los CCE, las becas y las prácticas. Por mi parte, mi experiencia ha sido muy satisfactoria en las diferentes situaciones, en algunas los he realizado con remuneración, en otras no, pero ha habido, por lo general unos elementos comunes: he aprendido, he mejorado y se me ha valorado.

Fenomenal, entonces. “¿Vas a escribir un post sobre lo bien que está trabajar de Becario?”. Negativo. “¿Vas a cargar contra todo convenio habido y por haber?” Negativo también. En el presente post voy a hablar sobre lo que mueve a la gente ha hacer prácticas, becas y convenios y sobre experiencias que he recogido que no se han adecuado a las mismas. Quepa decir, que por cada experiencia mala, también hay otros casos positivos, pero me encantaría que esta entrada hiciera reflexionar a los empleadores a la hora de contratar becarios y sobre las expectativas que estos tienen.

2387432357_48b7f2359d_z

Pensemos en alguien que ha cursado los 5 años de la licenciatura (o 4, ahora con los grados) y llega el gran momento, tiene que elegir prácticas. Se puede tirar mucho tiempo pensando en que se especializará. Luego, elige cuidadosamente a qué centro va a ir, se informa y, finalmente, entra en una adjudicación de las plazas junto a sus compañeros (por nota, por ejemplo). Si tiene suerte, se podrá dedicar a la especialización que ha decidido y, si tiene mucha suerte, podrá optar por la plaza de becario que desea.

Imaginemos a esa persona a la que le dan la plaza que desea. Está que no cabe en sí, podrá, finalmente, empezar a trabajar de lo suyo. Si. He dicho “trabajar”. Muchos pensareis “¿No estabas hablando de becas?” Sí. lo estoy. Pero el hecho de que un estudiante no cobre, no significa que no esté trabajando. La mayoría buscarán hacer un buen trabajo, dedicarse lo máximo posible a las prácticas y obtener una buena experiencia.

Sin embargo, para algunos, el choque con el mundo laboral es muy grande. No porque haya mucho trabajo. No porque haya retos muy grandes. Si no por otras razones. Hay muchas organizaciones que no tienen un buen plan de formación para sus becarios y eso, se nota en muchos aspectos.

– Algunos becarios quedan relegados a tareas que no son propias de su perfil profesional. Está bien que vean “un poco de todo” pero estas tareas no deberían superar el 30-40% de las horas.

– Otros becarios son seguidos demasiado de cerca en sus actuaciones, no tiene autonomía alguna. O por el contrario, tienen autonomía absoluta y no disponen de ningún mentor del que extraer conocimientos.

– En otros casos, no existen figuras de referencia para el becario, o se da el fenómeno “estamos muy ocupados”. En el que el estudiante se ve más cómo una molestia que cómo un recurso y no se le dedica el tiempo y recursos adecuados.

– En los peores casos es cuando se ve a los becarios cómo mano de obra barata. Trabajadores “buenos, bonitos y baratos“. O lo que es lo mismo, que tire el trabajo para adelante y pagarle poco. En esta visión, habría que añadir que el becario valora muchas otras cosas que no la remuneración y hay que proporcionarle motivación, aprendizaje, herramientas, seguimiento y refuerzo de sus acciones.

Así pues, si contratamos a un becario, lo debemos cuidar. No porque sí, claro está, si no porque si no, acabará quemado. Obtendremos un becario poco productivo, desperdiciaras talento y motivación de una persona y conseguirás que alguien que ha estado en tu empresa y se dedicará al sector no solo no quiera saber nada de ti, si no que hará mala publicidad. Si lo miramos desde una perspectiva más humanista y empática, encontramos otros motivos más cercanos por los que cuidar a nuestros becarios.

Ahora bien, ¿Cuales son las motivaciones de un becario? Estas dependen mucho del tipo de becario, pero aquí hay algunas de las que he conocido:

– Poder aprender y mejorar en el puesto profesional.

– obtener experiencia curricular.

– Poder convalidar los créditos académicos.

– Conocer a profesionales del sector y aprender de los mismos.

– Conocer herramientas técnicas o programas del sector.

– La posibilidad de ser contratados en la empresa posteriormente.

– Conocer una emplresa, sector o puesto determinado.

– El reconocimiento y la confianza de profesionales en su lugar de trabajo.

– La construcción de una identidad laboral.

– Poder participar en proyectos grupales u organizacionales.

– La retribución (en caso de que la haya).

– la pasión por el trabajo que hace.

Así pues, para concluir. Muchas veces se concibe a los becarios como “buenos, bonitos y baratos” y tal vez no diste mucho de la realidad. Les pagarás poco, sí. Estarán motivados, también. Y serán personas formadas y capaces. Sin embargo, no te olvides de dedicarles tiempo, atención, formación, recursos, reconocimiento, oportunidades, autonomía y confianza. Si puedes dedicarles todo ello, descubrirás que los becarios son unos de los recursos y talentos de los que puedes sacar más partido.

Gracias por leerme y nos vemos en próximas entradas,

Jaime Armada, @Jaime_armada

Anuncios

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 agosto, 2014 por en empleo, rrhh, trabajo y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: