Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

Una entrevista de trabajo inusual

Casi todos hemos pasado por una entrevista de trabajo. Son situaciones de nerviosismo para las que nos preparamos concienzudamente y, aún con todo ello, no siempre nos sentimos preparados para afrontarlas. Hace poco, yo mismo me encontraba como candidato para una entrevista laboral.

El día se presentaba bien, magnífico. Había un cielo radiante y yo acudía al encuentro con una hora de antelación. Vestía una camisa recién planchada y unos zapados limpios de toda mota de polvo. No contento con ello, portaba mi kit se supervivencia para una entrevista, con varios bolígrafos (en el caso de que falle uno) y una carpeta en la que portaba toda la documentación que me podría ser necesaria, desde Currículums actualizados a todo color, hasta fotocopias de mi expediente académico (que parece que no, pero me lo han pedido en varias ocasiones).

Aún con todo, las cosas no siempre resultan cómo esperamos y recibí mi primer imprevisto del día. Mientras me encontraba en el tren, de camino al encuentro, ordenando mi documentación, recibí una llamada telefónica. En ella, la entrevistadora me proponía adelantar la hora de la entrevista, a lo que accedo, ya que, después de todo, había cogido el tren con una hora de antelación. Sin embargo, a partir de aquí, la cosa se torció. Al llegar a mi destino, comenzó a llover intensamente. Sin paraguas y sobre la hora, me dirigí hacia el punto de reunión.

Lo que sucedió, cómo no, es que acabé completamente empapado en la poca distancia que recorrí. Mis zapatos ahora estaban echados a perder. Mi camisa, antes impoluta, llena de gotas de lluvia y por lo que respecta a mi americana, chorreaba. Mi carpeta no sufrió mucho mejor destino pero, por lo menos, los contenidos se consiguieron salvar. Imaginaos aquello que pasaba por mi cabeza mientras esperaba a la entrevistadora.

Sin embargo, algo pasó. La seleccionadora también llegó de la calle y le había pasado exactamente lo mismo que a mí. Ambos nos encontrábamos en la misma situación y bromeamos sobre lo mucho que llovía y de cómo había ido el día en general. A continuación, fuimos a un café, donde pedimos sendos cafés con leche y nos dispusimos a iniciar la entrevista con aquellas calientes bebidas.

Fue un excelente encuentro, donde ella se mostró abierta sobre la oferta y sus características y yo le conté exactamente que podía esperar de mí para el puesto. Creo que en una entrevista tradicional, habría sido mucho más difícil establecer un vínculo con la entrevistadora y hablarle tan francamente de muchas de las cosas que discutimos. Sin embargo, tanto la lluvia, cómo realizar la entrevista en una cafetería, facilitaron todo el proceso para ambos.

Todo esto me llevó a reflexionar; tal vez sería hora de dar pie a más entrevistas cómo ésta. Situaciones en las que por muy mal que hayamos llegado, te encuentras en un ambiente relajado y distendido, en el que puedes sentarte y hablar con la entrevistadora. Tal vez, sería hora de hacer más entrevistas de café.

Anuncios

Un comentario el “Una entrevista de trabajo inusual

  1. Anna
    2 diciembre, 2014

    Precioso mensaje visto desde la realidad. Más no puede ayudarnos. Gracias por compartir

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 diciembre, 2014 por en empleo, entrevista, rrhh, selección, trabajo y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: