Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

Lo que importa es el viaje y no el destino

El otro día, en un post de Javier Iriondo (@Jiriondo) leía sobre él Principio de Pareto: “el 80 de los efectos son el producto del 20% de las causas”. Por ejemplo, el 80% de tus ventas, vienen del 20% de tus clientes o el 80% de tu tiempo, lo pasas con el 20% de tus amigos. En la entrada de Javier, lo aplicaba a las oportunidades: muy pocas veces nos arrepentimos de lo que hacemos (20%) y muchas de lo que no hacemos (80%)

Desde hace mucho tiempo tengo una manera de pensar; que si quieres algo, debes intentarlo hasta las últimas consecuencias. Debes ser tenaz y poner todo tu esfuerzo y ganas en ello. Eso me ha llevado a algunos desengaños y fracasos, pero también a ha sido muy positivo; no me lamento de haber dejado de probar algunas cosas, muchas de ellas me han encantado y he logrado algunas cosas que me han hecho sentirme muy feliz.

A mi parecer, ser tenaz es algo que está al alcance de todo el mundo. Se trata más de crear unos hábitos que otra cosa. Una vez tienes un hábito, seguir haciéndolo por inercia es fácil. Lo difícil es instaurarlo. Creo que este tema sería interesantísimo para abordarlo en una entrada únicamente para ello. No obstante, hoy quiero hablar de algo que tiene mucho que ver con tomar elecciones, probar cosas y también con ser tenaz, la visión de túnel.

En psicología hablamos de “visión de túnel” cuando una persona, en una situación de amenaza o peligro, centra toda su atención en la fuente de ello. Por ejemplo, si vas caminando por el campo y ves una serpiente, toda tu atención se centrará en ello y perderás todos los demás detalles de la escena.

Con los miedos y las oportunidades pasa lo mismo. En muchas ocasiones, a la hora de dar un paso, dudamos, tenemos miedo. Sólo nos fijamos en aquello que puede salir mal y no prestamos atención a otras cosas. Nuestra “visión” de túnel nos atenaza y nos paraliza a actuar. Es así cómo dejamos pasar una oportunidad detrás de otra, por el miedo al fracaso.

Pero la visión de túnel también la podemos aplicar en otras situaciones que no siempre se nos ocurren. En ocasiones me ha pasado, que centrado en una meta, en un objetivo, no veía aquellas oportunidades que tenía delante de mí. Muchas veces, cuando estamos enfrascados en un reto, dejamos de disfrutar de muchos otros placeres de la vida que se encuentran ahí. ¿Cuándo fue la última vez que de camino al trabajo os detuvisteis a apreciar el paisaje?

Así pues, estamos en una doble visión de túnel. O bien no actuamos por estar demasiado centrados en la amenaza o bien dejamos perder muchas cosas por el camino por estar demasiado fijados en nuestros objetivos.

No tengas miedo de enfrentarte a cualquier reto, pero no dejes de disfrutar de cada pequeña cosa que encuentres en el camino; lo que importa es el viaje y no el destino.

Un abrazo y gracias por la lectura,

Jaime Armada

Anuncios

Un comentario el “Lo que importa es el viaje y no el destino

  1. Pingback: Lo que importa es el viaje y no el destino – admvosdelasalud y rrhh

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 mayo, 2015 por en competencias, psicología, rrhh y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: