Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

¿Cuánto debería cobrar?

Una de las preguntas que hago a los candidatos con los que me entrevisto es sobre sus expectativas salariales. Este es un tema que preocupa mucho tanto a los candidatos, cómo a las organizaciones que los buscan. ¿Está bien hablar de dinero en la entrevista? ¿Cuánto debería pedir? ¿Estaré pidiendo demasiado poco?

Todo esto son dudas razonables y que se deben tener, ya que muchas veces el criterio monetario es uno muy importante dentro del proceso dependiendo del margen que tiene la compañía para gastar en la posición. Adicionalmente, una vez se establece una cantidad con la empresa, modificarla da un duro golpe a la credibilidad del candidato.

Siendo así las cosas, más de una persona me ha venido con la pregunta sobre cuanto debe pedir en la entrevista. A mi parecer, la respuesta a esta pregunta no es única, tal y cómo no hay un candidato que sea igual a otro o una organización que sea igual a otra. Cada candidato, oferta laboral y compañía son mundos diferentes y se tienen que tener en cuenta cómo tal.

Cuando eres el candidato no es lo mismo que te encuentres trabajando o que te hagan una oferta y estés ocupando una posición. En el primer caso, te interesa ajustar mucho el precio, ya que será una de tus principales ventajas competitivas se llevas tiempo desempleado. En el segundo es más complejo, tienes que valorar muchas cosas.

A mi parecer debes pensar sobre si estás a gusto en tu puesto actual: los compañeros, tu estilo de vida, la carga de trabajo… es un proceso de reflexión ¿Qué mejoraría en mi trabajo? ¿Qué busco en una nueva posición? ¿Cómo podría mejorar mi calidad de vida una nueva posición? En muchos casos no se trata de cobrar más. Se trata de muchas otras pequeñas cosas: tener un trabajo más cerca de casa, disponer de la oportunidad de ver nuevos países, participar en un proyecto atractivo, tener más responsabilidades, una mejor conciliación entre la vida familiar y el trabajo…

Pero una vez valoradas todas estas cosas que nos afectan en gran manera, siempre está el tema del dinero. ¿Cuánto debería cobrar? Una buena manera de tener una orientación es preguntar a otras personas que están en el ámbito ocupando la misma posición a la que aspiras. Si te fuera imposible, puedes buscar ofertas de trabajo en los diferentes portales y ya tendrás una orientación.

Pero si te encuentras trabajando, debes pensar sobre lo que ganas ahora mismo. A no ser que la oferta traiga consigo otro tipo de beneficios que valores mucho, cómo estar mucho más cerca o que sea un paso decisivo en tu carrera, siempre pediría algo más de lo que estás cobrando en este momento. Aquí no quiero sonar avaricioso ni nada por el estilo: cómo reclutador un candidato que se cambia de trabajo sin ningún tipo de beneficio me dice varias cosas: puede verse desmotivado al ver que ha cambiado y no han mejorado sus condiciones, que tiene alguna razón oculta para cambiar de trabajo o que se trata de una persona poco constante.

Sea cual sea el caso, es algo que crea incertidumbre en el proceso y es lo último que se desea sobre un candidato. Por el otro lado, también se puede pedir demasiado. Pongamos que en tu último trabajo cobrabas 20.000 euros anuales y ahora pides 30.000. ¿A qué se debe un cambio tan amplio que represente la mitad de tu sueldo? Cuando la diferencia es tan alta, se traduce en resistencia al cambio por parte del candidato, poco interés en tomar riesgos y empezar nuevos proyectos. Cuando el aumento es tan significativo, querremos saber las razones que motivan al candidato para pedir tanto.

Siendo así las cosas, yo recomiendo pedir un aumento de salario, pero no excesivamente acentuado. Aquí estaríamos hablando de entre un 10% y un 30%, dependiendo del caso. Bien puede ser que cambies por el mismo o menor sueldo si la nueva posición representa una gran ventaja para ti o que demandes un 50% o más si crees que aceptar la posición representa un gran sacrificio personal en algunos aspectos.

Siendo así las cosas, te invito a reflexionar sobre aquellas cosas que son importantes para ti. ¿Consigues conciliar tu vida familiar y profesional? ¿Los horarios te dejan tiempo para disfrutar? ¿Pierdes horas y horas desplazándote? ¿El ambiente laboral está tan cargado que echa chispas? ¿Te llevas bien con tus jefes? ¿Estás trabajando en el proyecto que te gusta? Si respondes a estas preguntas, tendrás muy claro si por cuanta diferencia cambiarías de trabajo.

Anuncios

4 comentarios el “¿Cuánto debería cobrar?

  1. Sergio R
    9 junio, 2015

    Depende de la oferta y la demanda, pero parece lógico que con menos de 1000 euros al mes nadie puede independizarse..

  2. Francisco
    12 junio, 2015

    Más de 20 años de experiencia en sector ingeniería, múltiples empleos en multinacionales y PYMES, infinidad de entrevistas, etc. Todo esto me dice que el 90% de los empresarios españoles necesita URGENTEMENTE formación. A estas alturas de siglo XXI me hablan de departamentos “no productivos” y cuando les hablas de calculo de productividad no saben como hacerlo (¿resurgimiento de Adam Smith? ;-)). Trabajamos lo mismo o más que cualquier danés, alemán o francés, pero no se mira responsabilidad o productividad sino el número de horas que se pasa en la empresa. Justo al contrario que, por ejemplo, en Alemania que si te quedas mas tiempo del normal es que algo no se está haciendo bien. Y por supuesto, pidas lo que pidas económicamente, aunque sea justo o acorde a la responsabilidad siempre te van a ofrecer menos. Así estamos….y así nos va. Que conste que sé que a veces generalizar no es justo para todos, algún rara avis hay por ahí….

    • JAvi
      19 septiembre, 2016

      Tienes el mal del empleado. Si no te gusta el trabajo o crees que te pagan poco, trata de buscar otro para ponderar económicamente tu valía. Si consigues facilmente mejor remuneración, no tienes el mal del empleado, realmente te pagan poco!! De no ser así experimentas el mal del empleado y cuanto antes te des cuenta mejor.

  3. Elisa Asian
    13 julio, 2015

    Me extrañan estos comentarios, dado que mi opinión es que, sobre todo en Empresas Grandes, y organizadas, ya tienen una valoración de los puestos y por tanto definidas sus condiciones tanto salariales como de otra índole.
    Cuando a mí me preguntan antes de una entrevista qué deben responder a la pregunta de “¿que salario desearías? o por cuanto te incorporarías al proyecto; yo suelo aconsejar que la respuesta sea, lo que la Empresa tenga establecido para dicha categoría o puesto, dado que parto de que existe la definición del mismo y por tanto su valoración.
    No siempre se tiene que pensar en mayores condiciones salariales, siempre que como diría Maslow, tengamos las necesidades básicas cubiertas. A veces, se gana en experiencia, en polivalencia, en definitiva en mejora de tu empleabilidad futura e incluso en tu progresión profesional.
    Es cierto que la crisis nos ha devuelto a situaciones que creíamos pasadas, y que la sombra de Adam Smith es alargada, pero también creo que esto dará la vuelta y en el medio y largo plazo, debemos pensar más que en el dinero, salvando situaciones, en progresión, experiencia, conocimiento, etc. etc.

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 junio, 2015 por en empleo, entrevista, Organizaciones, rrhh, selección, trabajo y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: