Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

No tienes por qué ser el candidato perfecto

En muchos sitios habréis leído que para encontrar un trabajo tenéis que ser los candidatos perfectos. Debéis tener una carrera, un máster, hablar inglés, haber estado en el extranjero, disponer de experiencia, formaros, hacer una entrevista estupenda, tener un CV perfecto… Nada más alejado de la realidad. Si esas fueran las condiciones para acceder a una oferta laboral, los parados que hay ahora iban a resultar pocos en comparación con los que podría llegar a haber.

Si que existen unos requisitos mínimos a la hora de realizar una entrevista, de presentar un CV, de experiencia y requisitos que tiene una oferta de trabajo. Pero aquí, cómo reclutador, diferencio entre elementos clave (core) o secundarios. Los elementos clave son aquellas cosas que si no las posees, quedas directamente descartado. Los elementos secundarios son aquellos que me gustaría que tuvieran los candidatos, pero que su ausencia no excluye a los candidatos.

“Muchas veces el candidato ideal no existe”

Lo cierto es que una cosa es lo que nos gustaría tener y otra el choque con la dura realidad. Muchas veces el candidato ideal no existe, no reside en la zona o pide cantidades exorbitantes de dinero (el talento se paga). A partir de aquí se nos presenta una serie de duras opciones: expandir el area geográfica de búsqueda, ofrecer más dinero o beneficios o, en su defecto, escoger a un candidato que tenga posibilidades de desarrollo o pueda suplir las carencias que tiene.

Una situación con la que me he encontrado, por ejemplo, es en un proceso en el que se buscaban candidatos que hablasen inglés. En esa posición en concreto el trabajador no tenía la necesidad de emplear el idioma en su trabajo diario, pero el empleador lo veía cómo “un plus”. Tras ver que esa característica inflaba el sueldo que los candidatos deseaban cobrar, se decidió elegir a un candidato que no hablaba inglés.

Sobre este mismo tema un amigo vino a mí en busca de consejo a la hora de ir a una entrevista de la que le habían llamado. Él tenía 5 años de experiencia en el ámbito de la enseñanza, pero no había ofrecido las asignaturas para las cuales demandaban experiencia, aunque tenía conocimientos en el campo. Siendo así las cosas, él dudaba de sus posibilidades a la hora de que le contrataran ya que “seguro que había gente más preparada que él”.

 

“Hay cosas que se pueden aprender fácilmente. Otras requieren años y son esenciales para ser seleccionados”

 

En esta situación, le hice ver los puntos fuertes que él tenía. Había realizado docencia durante casi 5 años. Era una persona con alta empatía y voluntad de servicio. Además, tenía algunos de los conocimientos técnicos que demandaban, poseía una licenciatura, disponibilidad inmediata y motivación de sobra para empezar en el puesto. Pintado así, parecía un candidato más que válido, pero a él no le parecía lo suficiente, tenía dudas.

Le expliqué que, aquello que más podían valorar para el puesto era su experiencia como profesor y habilidades de enseñanza, que eso era algo que costaba de aprender. Conocer programas específicos que iba a emplear en su día a día o ajustar programas didácticos a nuevas asignaturas podía ser algo relativamente fácil, pero dotar a alguien de las competencias necesarias cómo para enseñar, no.

¿Después de esto seguís viendo imposibles de acceder aquellas ofertas laborales?

“No tienes por qué ser el candidato perfecto, sólo el adecuado en la situación”

Un abrazo y gracias por la lectura,

Jaime Armada

Anuncios

5 comentarios el “No tienes por qué ser el candidato perfecto

  1. Lic. Juan Carlos
    17 junio, 2015

    Me gustó mucho tu artículo. Ánimo.

  2. graciela stoll
    18 junio, 2015

    Muy buen artículo Jaime, en mi experiencia tener
    un candidato que ajuste en un 85% al perfil del puesto
    puede considerarse un buen prospecto.

    Muchas gracias

  3. cristina
    27 junio, 2015

    Efectivamente y sobretodo si se tienen más de 50 años es mejor no serlo. No se valora ni un curriculum muy por encima de la media ,ni los idiomas con nivel de nativo , ni la experiencia y saber hacer de un montón de años de trabajo.Por supuesto, los jóvenes tienen que trabajar , pero si a partir de los 45-50 ya no contratan ,explíquenme , cómo van a mantener a una población que va a vivir casi 100 años.

  4. Fernando
    28 junio, 2015

    Muy buen artículo, pienso que a veces vosotros los reclutadores ,como buen dices,tenéis que buscar el potencial y la capacidad de adaptación ya que en muchos solicitudes es imposible que ningún candidato pueda cumplir ni el 75% de lo que se pide y al final desempeñaría el trabajo perfectamente
    Saludos

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 junio, 2015 por en COnsejos, orientación laboral, rrhh, selección y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: