Selección, Orientación Laboral y RRHH

Blog de Jaime Armada Fernández

¡Socorro! ¡Un robot me está robando el trabajo!

Hace meses que he venido leyendo muchas y diferentes entradas sobre lo que nos espera en los años venideros. Uno de los artículos más completos, tal vez sea éste publicado en El Confidencial. Estas corrientes hablan de que en unos años entre el 5% y el 10% del empleo será sustituido por robots. Esta revolución es lo que se denomina la 4ª Revolución Industrial.

 

Aquellos puestos de trabajo con más riesgo de ser sustituidos son aquellos relacionados con la producción y con trabajos manuales y repetitivos. Un ejemplo de esto es lo que está sucediendo con la compañía China Foxconn. En esta empresa, una de sus fábricas ya ha empezado a invertir fuerte en la automatización, sustituyendo cerca de 60.000 empleados por robots.

 

No obstante, la sustitución de trabajadores humanos no se para solo en lo productivo. Con el tiempo irá mucho más allá. Un claro ejemplo de esto es Amazon, que apuesta por la automatización y robotización de sus almacenes. Igualmente, hace poco también se habló de un supermercado sin apenas trabajadores por parte de la compañía pero ha sido desmentido como un bulo. Lo que parece que no se trata de una mentira o una herramienta propagandística son los envíos por medio de drones. Pero es algo que aún está en desarrollo y deberá superar escollos legales.

 

Otra área en la que los robots y la IA irrumpen es en la de la conducción. Taxistas y conductores de diferentes servicios se ven amenazados por los vehículos inteligentes. Esto favorece a grandes compañías que puedan poner en circulación a un servicio de coches autotripulados, como UBER.

 

Estos son varios ejemplos del impacto que puede llegar a tener esta 4ª Revolución Industrial y esta tendencia irá aumentando en los años venideros. Aún con todo, hay varios elementos que refrenan estos cambios; uno de ellos, es lo caros que son hoy en día los robots, ya que para amortizar uno se requiere de años de servicio. No obstante, se abaratan de una manera vertiginosa. Otro de ellos, es que un robot es poco flexible y sólo puede hacer aquello que le permita su IA y su estructura física. De esta manera, al menos de momento, quedan relegados para tareas y procesos específicos en los que el empresario debe estar seguro de poder invertir.

 

No obstante, el posible impacto que estas nuevas tecnologías, metodologías y modelos de negocio puedan llegar a tener es suficiente como para plantearnos muchas cosas. Pongamos que en 10 años, el 10% del empleo se torna obsoleto; eso son muchos millones de puestos de trabajo y requiere un cambio estructural social.

 

Muy posiblemente, el 10% del que estamos hablando no pase directamente a estar desocupado; donde antes había una serie de operadores manuales, mañana puede que hayan robots. No obstante, hará falta que alguien fabrique esos robots, alguien que programe su software, alguien que los repare, alguien que evite que haya fallos en la seguridad del sistema y alguien que supervise todo. A mi parecer, estamos hablando de una “tecnificación” del entorno laboral.

 

Esto nos abre numerosos debates. En primer lugar, el de la formación. Si se prevé que esta situación va a ocurrir, debemos formar al mercado. ¿Esta tarea la deben hacer las empresas? ¿El Estado? ¿Cada uno debe formarse por su cuenta? En segundo lugar, otra realidad que se dará en caso de seguir con esta tendencia, es la robotización de más sectores según la IA se torne más compleja, los robots más económicos y puedan llegar a ser más polivalentes.

 

Es muy posible que los cambios más grandes no ocurran ni en 5, ni en 10 años. Pero si esta tendencia sigue, en 20 o 30 años, el daño causado en el tejido laboral será tan grande que las tasas de paro serán sustancialmente elevadas. En tal caso, esta 4ª Revolución Industrial podría provocar cambios sociales igual o más profundos que las anteriores. ¿El modelo económico actual está preparado para esto? ¿El modelo de pensiones, de formación, de consumo, etc. tienen sentido en una sociedad en la que la tasa de paro está disparada por la automatización de los procesos y servicios?

 

Yo creo que hay muchos cambios por venir y debemos empezar a pensar qué es lo que deseamos en nuestra sociedad. La discusión hoy en día ya está abierta sobre si los robots deben pagar impuestos (lo que nos abre el debate de delimitar exactamente cuáles deben hacerlo y qué se considera un robot) y las leyes que se les deben aplicar a nivel europeo. No obstante, también debemos decidir el tipo de sociedad que deseamos y el debate va para largo. Por ejemplo, ¿Tiene sentido un modelo Capitalista como el actual en una sociedad altamente mecanizada y automatizada que ha dejado de requerir cerca del 30% de la fuerza laboral? En tal caso, ¿Qué nuevos modelos organizativos podríamos utilizar?

Anuncios

¡Me encantaría saber tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 febrero, 2017 por en 2.0, empleo, rrhh, Uncategorized y etiquetada con , , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: